MARIA EN PIE DE LUCHA

YA LO HABIA DICHO EN LA ULTIMA ENTRADA, PERO VUELVO A REPETIR, LES ESPERO EN:


MARIA EN PIE DE LUCHA


http://mariaenpiedelucha.blogspot.com


ESTOY EN ESTE NUEVO BLOG, DESDE FINALES DE AÑO. ESTAN INVITADOS A VISITARME Y SEGUIRME EN EL NUEVO BLOG. ESTE BLOG DE IMPRESIONES QUEDA INACTIVO.

viernes, 24 de octubre de 2008

AGRESION DE MENORES A SUS PADRES

PREOCUPANTE AUMENTO DE AGRESIONES DE HIJOS A PADRES Y SOBRE TODO MADRES... Escrito por: kasandraii el 23 Oct 2008 - URL Permanente Los fiscales alertan de la escalada de agresiones de hijos a padres Los ataques afectan a todas las clases sociales y también los cometen niñas NATALIA JUNQUERA - Madrid - 01/10/2008 Ella estaba viendo la televisión cuando llegó a casa. Su hijo le quitó el mando sin mediar palabra y cambió de canal. Cuando ella pidió que se lo devolviera porque estaba viendo un programa, él agarró el electrodoméstico y lo arrojó por la ventana. Es uno de los casos que Teresa Gisbert, fiscal de menores entre 1992 y 2007, ha escuchado de madres desesperadas (cada vez más) que acudían a la justicia exhaustas y deshechas para confesar entre lágrimas que su hijo les pega, las maltrata, tira un televisor por la ventana en cuanto escuchan un "no". La memoria de la Fiscalía General del Estado recoge con "preocupación" el aumento de las agresiones de hijos a padres e incluso a abuelos. El diagnóstico se realiza a partir de las memorias de cada fiscalía provincial de menores, que coinciden en este punto. La de Málaga considera el incremento "alarmante". La de Lugo llama la atención sobre un dato: 2007 es el primer año en que han visto más víctimas progenitores (37) que hijos (23). El fiscal jefe de Zamora manifiesta su preocupación por este "fenómeno nuevo, cuyo crecimiento se produce en régimen de progresión geométrica, y que si el año pasado ofreció siete casos, el actual ha presentado hasta 15". Y añade que más preocupante aún es saber que la mayoría de los agresores tiene entre 14 y 16 años. Los expertos consultados por este periódico coinciden en que las cifras de denuncias están todavía lejos de la realidad porque, aunque ahora se repita más la escena del padre que, rendido, acude a un juez de menores para decir que no puede más, la mayoría sigue sintiéndose incapaz de denunciar a su propio hijo. "Después de la pérdida de un hijo, denunciarle es el mayor desgarro que puede sufrir un padre. Equivale a un sentimiento de fracaso absoluto, unido a otro muy fuerte de impotencia. No suelen denunciar a su hijo porque tienen miedo a que otros familiares no lo entiendan; a que los amigos les pregunten, a que al salir del centro donde han internado a su hijo, se le vuelva en contra", explica Javier Urra, primer defensor del menor de Madrid y psicólogo de la Fiscalía del Menor. La experiencia ha enseñado a los fiscales que no hay un perfil muy definido para el menor que agrede a sus padres. No es decisivo el nivel socioeconómico ni el país de procedencia. Tienen entre 14 y 17 años. Y últimamente, han aumentado las chicas, aunque ellas ejercen la violencia familiar de otra manera. "De cada diez casos, tres son niñas. No suelen utilizar la violencia física, pero ejercen una resistencia más sutil, se escapan de casa, insultan...", explica Gisbert. En la mayoría de los hogares, la agredida es la madre. "El padre no suele enterarse porque la madre lo oculta". El agresor suele ser "hijo único, o el hermano pequeño en un hogar que los mayores ya han abandonado", añade Urra. ¿Por qué ocurre? ¿Qué hace que un adolescente ataque a su madre? "El niño no nace tirano", explica Urra. "Pero si no se le ponen límites, si cree que sólo tiene derechos, se convierte en un tsunami imparable. Primero desvalijan la nevera, luego se niegan a ir a la escuela o lo rompen todo en cuanto escuchan un no. Influyen muchos factores: madres que no quieren a sus parejas y vuelcan todo su amor en el hijo -"tú eres mi tesoro"-; separaciones mal llevadas en las que el padre, por ejemplo, pone al chaval en contra de la ex -'no le hagas caso a tu madre, que sólo dice tonterías'- el rato que pasa con él el fin de semana... Cuando un niño llega tan alto es porque alguien le ha dejado subirse ahí". Las diferentes fiscalías añaden las adicciones a algún tipo de sustancia estupefaciente, el alcoholismo, situaciones de exclusión y problemas mentales. "Hay casos de chicos que padecen algún trastorno mental que nunca deberían haber terminado en la fiscalía. Con prevención y tratamiento se hubieran evitado, pero ni la sanidad ni los servicios sociales tienen medios", explica Gisbert. La Memoria de la Fiscalía General del Estado recoge la queja de varias fiscalías de menores que reconocen tener equipos "insuficientes" para llevar a cabo su trabajo. En la mayoría de los casos de agresiones de hijos a padres se acordó la medida de privación de libertad, con lo que los menores fueron ingresados en centros donde pasan entre seis meses y dos años aprendiendo a manejar la ira y donde terminan, quizá, intuyendo el enorme sufrimiento que han causado a sus padres. Es capital que el menor agresor pase por ese proceso. De su rehabilitación, depende mucho más que el bienestar de una familia. "La violencia de hijos a padres es un fenómeno mucho más peligroso que cualquier otro tipo de violencia. Ese agresor estable, que ha perdido la capacidad de empatía, que es el bully en el colegio, está dando un salto muy importante cuando agrede a un adulto. Está alterando todo el sistema por el cual los adultos son los encargados de cuidar y proteger. Y son daños muy difíciles de revertir", advierte Rosario Ortega, catedrática de Psicología y experta en violencia infantil y juvenil. Si agrede en el colegio, agredirá en casa y tiene todas las papeletas para terminar agrediendo también a su pareja, admiten los expertos.
He COPIADO este Artículo sobre Agresión de Menores a sus Padres, a propósito de los últimos casos que se han dado de este tipo de agresiones; hace un par de días ó tres un chaval mató a su padre y estuvo a punto de matar a sus madre poco antes de estrellarse con el coche,... hoy de nuevo salía en los medios informativos una madre impotente y llena de miedo porque su hijo de 15 años la hacia la vida imposible con insultos y amenazas a la vez que también ejercía la violencia contra su hermana menor -de 11 años- y se había visto obligada a denunciar a su hijo porque ya no podía más,...no hace tantos meses ó años una madre de Vigo se quejaba también de no poder ya con su hija adolescente... ¿Qué está pasando....con los menores, que está pasando con los hijos? , es claro que hay un problema de límites , de no saber poner los límites,...pero ¿no será también problema de las Instituciones de Justicia que legislan en favor de los menores de una forma tan blanda , que apenas dejan espacio para que los adultos ejerzan su autoridad, tanto profesores como los padres respecto a sus hijos...?, está bien que no se pueda ó no se deba maltratar a los niños/as , ni físicamente ( con una zapatilla, una bofetada, ...ó un látigo como usan padres excesivamente violentos...) ni psicológicamente ( reseñándoles únicamente lo que hacen mal, ó insultándoles, ...porque se puede anular ó restar autoestima para el resto de su vida...), pero no habría que dejar espacio para un cierto margen de autoridad, de poder imponer castigos ó sanciones que realmente sirvan para poner límites a los menores y para que éstos sepan que no pueden pasar de un cierto punto,...que no pueden conseguirlo todo, que no pueden hacer siempre lo que les venga en gana...; ¿No es hora de modificar la Legislación, para defender no solamente a los menores de otras personas y de sí mismos ( los hijos/as necesitan limites para crecer y madurar) , sino también para defender a los padres, profesores,... y resto de la sociedad de los caprichos y deseos mal controlados de los Menores...? .
No es normal que unos padres estén sujetos a la autoridad y represión de los hijos ó hijas, como tampoco es normal que los hijos sean maltratados o reprimidos en exceso por los padres...: no es normal que los padres tengan que obedecer las ordenes de los hijos y aceptar y conceder todos los caprichos de los hijos, porque los padres están para proteger y cuidar y educar a sus hijos/as...no están para ser los servidores ó esclavos de sus hijos/as.
No es normal que los profesores estén sujetos a la autoridad de sus alumnos, a los insultos, vejaciones, humillaciones ó malos tratos por parte de sus alumnos, alumnos que llegan a tener no más de 8 años en ocasiones, ó incluso 4 años en algunas guarderías -y sé de lo que hablo por experiencia-. No es normal que se quite autoridad a los profesores- la autoridad normal, no la de dar con la regla en los nudillos ó la de humillar ó la de abusar de los alumnos/as-, simplemente la autoridad de ser una persona adulta que por edad y experiencia sabe más del mundo y de la vida y está donde está para enseñar y educar nunca para ser humillado y maltratado por sus alumnos/as. No es normal tampoco que un profesor en un determinado momento ponga una sanción o castigo , para poner los limites normales al descontrol de los alumnos/as y el Director ó Directora ó compañeros/as de profesión le resten autoridad delante de sus alumnos/as...dejándole expuesto/a a un mayor maltrato , humillación, acoso. No es normal que cuando un niño ó una niña, adolescente,...se queje de estar sufriendo buí Ling por parte de sus compañeros/as , ó se quejen los padres de ese niño ó niña, adolescente que ha sufrido el acoso... los profesores ó el Director del colegio le resten importancia, lo califiquen de "juegos de niños", ó se limiten a ignorarlo y "mirar para otro lado". Tanto la actitud de restar autoridad a un profesor, como la actitud de restarle importancia a un acoso ó buyling a un profesor/a ó alumno/a , refuerzan al menor agresor en su agresividad, caprichos, en su idea de que puede hacer lo que se le viene en gana y que no va a pasarle nada, que "se puede ir de rositas"
Y el Buyling llevado al hogar desemboca en la violencia a los padres, igual que la permisividad en el hogar conduce al buyling y a otros tipos de violencia, y la violencia en el colegio y hacia los padres degenera ó puede degenerar en la violencia hacia la pareja, a los futuros hijos, ...y a la violencia hacia otros sectores de la sociedad ( los menores que quemaron por ejemplo a la indigente en el cajero automático simplemente porque les molestaba su presencia), las violaciones ( Sandra Palo), ...robos, etc. Todo es por lo mismo, todo deriva de no haber sabido poner límites, aunque a veces también deriva de haber sido demasiado reprimidos ó maltratados. Como siempre el equilibrio está en el término medio. No es normal que la Sociedad entera tenga que vivir con miedo e inseguridad, porque no solamente los adultos delinquen aunque puedan ser condenados, sino con miedo hacia Menores de edad que roban, acosan , violan, abusan de otros menores, matan,...simplemente porque como son Menores no se les puede condenar lo suficiente, porque como son Menores pueden quedar impunes y encima lo saben, porque no se les ha sabido poner límites ni por parte de los padres, ni por parte de los profesores ni siquiera por parte de los Legisladores. Proteger a los Menores, SI,...pero también proteger a la Sociedad y a los Propios Menores poniendo límites, para que ni los Menores abusen de su "Autoridad" ni otros adultos puedan abusar de la impunidad de los Menores. Legislación del Código Penal y de la Ley del Menor YA.

2 comentarios:

ARMIDA dijo...

No sabes cuanto me preocupan estas cosas...me dan ganas de decir como los viejitos...¿a donde iremos a parar?...creo que seriamente, los padres deben urgentemente, TOMAR algùnas de las "antiguas" costumbres de la educaciòn a los hijos, que sin llegar a agreisones ni mucho menos, si se les enseñaba a los niños desde pequeños que existìan lìmites, que habìa REGLAS...esto contrario a lo que puede creerse, les da una gran seguridad en si mismos, ademàs de sentir que se les quiere y proteje...Saludos, Armida

mariaje15 dijo...

Gracias por el comentario Armida. Pues sí, a mi también me preocupa...porque dicen que esos niños y adolescentes que en casa son agresivos y violentos, tienen todas las papeletas para convertirse después en maltratadores y en asesinos, ó asi lo reconocen Psicologos y Psiquiatras, el problema es cuando los padres precisamente no son capaces de poner límites a los hijos, cuando declaran que "no pueden con ellos" ó cuando se niegan a tomar medidas en el sentido de poner limites y reglas porque temen realmente a sus hijos/as, ó temen al "que dirán" de la gente de fuera si se enteran de...No te digo otra cosa, que he tenido el problema en casa, no es tan drámatico actualmente como los casos esos de los que se habla en la TV, pero si como para vivir situaciones realmente estresantes...; en fin, esperemos que se puedan dar soluciones eficaces y eficientes al problema de las agresiones de menores, antes de que el problema sea ya irremediable.